Cómo mantenerse

Muchos consejos, selecciona los que más te guste
  • Desecha todos los cigarros, limpiar los ceniceros, deshacerse de cerillas y encendedores.
  • Piensa en cualquier imagen negativa acerca del tabaco. Adopta una actitud positiva para empezar a pensar como exfumador.
  • Procura modificar tus hábitos asociados a la conducta de fumar como: tomar café o alcohol, reuniones sociales, hablar por teléfono.
  • Repasa frecuentemente tus motivos para dejar de fumar. Son más importantes que los motivos que te incitan a fumar.
  • Identifica las situaciones en las que más solía gustarte fumar. Anótalas e intenta evitarlas.
  • Pide a tus allegados que no fumen en tu presencia, o si lo hacen, que sea sólo en lugares concretos de la casa.
  • Rechaza todos los cigarrillos que te ofrezcan.
  • Cuida tu alimentación e ingiere muchos líquidos.
  • Después de comer, lávate los dientes, pasea o haz alguna actividad que te resulte agradable.
  • Haz ejercicio físico diariamente.
  • Si sientes deseos de fumar, bebe agua o zumos de fruta, inicia alguna actividad, etc para que estos deseos se reduzcan en pocos minutos.
  • En caso de tener tos, prueba con infusiones y muchos líquidos. En un par de semanas estará regulado.
  • En caso de estreñimiento haz una dieta rica en fibra y bebe muchos líquidos para regularlo lo antes posible.
  • Si te cuesta concentrarse ten paciencia y no te exijas mucho las primeras semanas.
  • En caso de nerviosismo o irritabilidad sal a pasear, toma un baño, haz algo relajante.
  • En caso de hambre toma agua, zumos, fruta o chicle sin azúcar.
  • En caso de insomnio evita las bebidas excitantes desde última hora de la tarde, relájate antes de acostarte. Si no se soluciona, consulta a tu médico.
  • Si te encuentras cansado, aumenta las horas de sueño.
  • Si tu estado de ánimo está bajo, háblalo con algún amigo o familiar y sobre todo recuerda que es temporal. En cualquier caso puedes consultarlo con un profesional.
  • Si a pesar de todo te sigue apeteciendo fumar, cambia de actividad.
  • Identifica las situaciones que te provocan mayor tensión para evitarlas.
  • Mira siempre el lado positivo de las cosas. Piensa qué es lo peor que puede pasar si algo sale mal (seguro que no es tan malo).
  • Respira profundamente ante los deseos de fumar.
  • Si es posible, al sentir tensión descarga la ansiedad con algún ejercicio suave (recorrer el pasillo, breve paseo, flexiones de piernas…).
  • Está atento de no fumar de forma inconsciente.
  • Lo mejor es no tener tabaco a mano, ni en casa. En cambio ten otros objetos que puedas manipular cuando sientas ganas de fumar (bolígrafo, llavero…).
  • Una vez conseguida la abstinencia debes buscar y hacer todas aquellas alternativas que faciliten mantenerte sin fumar (de salud, ocio, tiempo libre, diversión…).
  • Evita situaciones de alto riesgo para no volver a recaer.
  • Busca otros alicientes en todas las situaciones que te recuerden al tabaco, incidiendo en las ventajas que tiene ser un no fumador para tu salud. Poco a poco te irás olvidando del tabaco.
  • Aprecia el hecho de que no necesitas un cigarro para sentirte bien.
  • Desecha todos los cigarros, limpiar los ceniceros, deshacerse de cerillas y encendedores.
  • Piensa en cualquier imagen negativa acerca del tabaco. Adopta una actitud positiva para empezar a pensar como exfumador.
  • Procura modificar tus hábitos asociados a la conducta de fumar como: tomar café o alcohol, reuniones sociales, hablar por teléfono.
  • Repasa frecuentemente tus motivos para dejar de fumar. Son más importantes que los motivos que te incitan a fumar.
  • Identifica las situaciones en las que más solía gustarte fumar. Anótalas e intenta evitarlas.
  • Pide a tus allegados que no fumen en tu presencia, o si lo hacen, que sea sólo en lugares concretos de la casa.
  • Rechaza todos los cigarrillos que te ofrezcan.
  • Cuida tu alimentación e ingiere muchos líquidos.
  • Después de comer, lávate los dientes, pasea o haz alguna actividad que te resulte agradable.
  • Haz ejercicio físico diariamente.
  • Si sientes deseos de fumar, bebe agua o zumos de fruta, inicia alguna actividad, etc para que estos deseos se reduzcan en pocos minutos.
  • En caso de tener tos, prueba con infusiones y muchos líquidos. En un par de semanas estará regulado.
  • En caso de estreñimiento haz una dieta rica en fibra y bebe muchos líquidos para regularlo lo antes posible.
  • Si te cuesta concentrarse ten paciencia y no te exijas mucho las primeras semanas.
  • En caso de nerviosismo o irritabilidad sal a pasear, toma un baño, haz algo relajante.
  • En caso de hambre toma agua, zumos, fruta o chicle sin azúcar.
  • En caso de insomnio evita las bebidas excitantes desde última hora de la tarde, relájate antes de acostarte. Si no se soluciona, consulta a tu médico.
  • Si te encuentras cansado, aumenta las horas de sueño.
  • Cuida tu alimentación e ingiere muchos líquidos.
  • Después de comer, lávate los dientes, pasea o haz alguna actividad que te resulte agradable.
  • Haz ejercicio físico diariamente.
  • Si sientes deseos de fumar, bebe agua o zumos de fruta, inicia alguna actividad, etc para que estos deseos se reduzcan en pocos minutos.
  • En caso de tener tos, prueba con infusiones y muchos líquidos. En un par de semanas estará regulado.
  • En caso de estreñimiento haz una dieta rica en fibra y bebe muchos líquidos para regularlo lo antes posible.
    • En caso de nerviosismo o irritabilidad sal a pasear, toma un baño, haz algo relajante.
    • Si te cuesta concentrarse ten paciencia y no te exijas mucho las primeras semanas.
    • En caso de hambre toma agua, zumos, fruta o chicle sin azúcar.
    • En caso de insomnio evita las bebidas excitantes desde última hora de la tarde, relájate antes de acostarte. Si no se soluciona, consulta a tu médico.
    • Si te encuentras cansado, aumenta las horas de sueño.
    • Desecha todos los cigarros, limpiar los ceniceros, deshacerse de cerillas y encendedores.
    • Piensa en cualquier imagen negativa acerca del tabaco. Adopta una actitud positiva para empezar a pensar como exfumador.
    • Procura modificar tus hábitos asociados a la conducta de fumar como: tomar café o alcohol, reuniones sociales, hablar por teléfono.
    • Repasa frecuentemente tus motivos para dejar de fumar. Son más importantes que los motivos que te incitan a fumar.
    • Identifica las situaciones en las que más solía gustarte fumar. Anótalas e intenta evitarlas.
    • Pide a tus allegados que no fumen en tu presencia, o si lo hacen, que sea sólo en lugares concretos de la casa.
    • Rechaza todos los cigarrillos que te ofrezcan.
    • Cuida tu alimentación e ingiere muchos líquidos.
    • Después de comer, lávate los dientes, pasea o haz alguna actividad que te resulte agradable.
    • Haz ejercicio físico diariamente.
    • Si sientes deseos de fumar, bebe agua o zumos de fruta, inicia alguna actividad, etc para que estos deseos se reduzcan en pocos minutos.
    • En caso de tener tos, prueba con infusiones y muchos líquidos. En un par de semanas estará regulado.
    • En caso de estreñimiento haz una dieta rica en fibra y bebe muchos líquidos para regularlo lo antes posible.
    • Si te cuesta concentrarse ten paciencia y no te exijas mucho las primeras semanas.
    • En caso de nerviosismo o irritabilidad sal a pasear, toma un baño, haz algo relajante.
    • En caso de hambre toma agua, zumos, fruta o chicle sin azúcar.
    • En caso de insomnio evita las bebidas excitantes desde última hora de la tarde, relájate antes de acostarte. Si no se soluciona, consulta a tu médico.
    • Si te encuentras cansado, aumenta las horas de sueño.