La adicción al tabaco
¿Fumar poco no es tan malo?

No siento que mi consumo de tabaco sea una adicción, para mí es más un hábito o placer.

En el tabaco encontramos miles de sustancias y entre ellas la nicotina que es una droga adictiva que hace que 9 de cada 10 fumadores/as se vuelvan dependientes de su consumo. Algunas del resto de sustancias están especialmente diseñadas para que el efecto de la nicotina sea muy intenso y efectivo. Dejar de fumar durante un periodo corto de tiempo, incluso en algunos casos horas, provoca la aparición del síndrome de abstinencia a la nicotina ya que los niveles sanguíneos de nicotina se reducen muy rápidamente. De hecho en una media hora sin tabaco ya no hay prácticamente nicotina en sangre de ahí que aparezcan las ganas de fumar rápidamente.

Síndrome de abstinencia al tabaco
¿Cuánto dura el síndrome de abstinencia al tabaco?
Los síntomas del Síndrome de Abstinencia suelen ser experimentados por muchos fumadores o fumadoras al dejar de fumar, aunque no todos ellos. La mayoría de síntomas suelen desaparecer en unas 2 o 4 semanas. Las ganas de fumar suelen prolongarse un poco más pero con la peculiaridad de que cuanto más tiempo se pase sin fumar, con menos frecuencia e intensidad aparecen esas ganas de fumar. Los síntomas que aparecen son: deseo compulsivo de fumar, irritabilidad, frustración o ira, ansiedad, cansancio y dificultad de concentración, disforia o depresión, disminución de la frecuencia cardíaca, palpitaciones, temblores, dolor de cabeza, alteración del sueño, trastornos digestivos y sensación de hambre, entre los más comunes.
¿El tabaco tranquiliza?
Hay personas a los que el tabaco tranquiliza, ¿por qué?
Porque hay personas que han aprendido a regular su forma de fumar para tranquilizarse. Esa “sensación” de tranquilidad es debida a la acción central del tabaco, pero desaparecerá cuando los niveles de nicotina en sangre disminuyan, dando paso al síndrome de abstinencia. Existen otros métodos mucho más efectivos y sanos para tranquilizarse y enfrentarse al estrés de la vida cotidiana. Los no fumadores y ex-fumadores así lo hacen.

Efectos de la nicotina en el organismo

La nicotina, es la responsable del incremento en niveles sanguíneos de determinadas hormonas, de posibles efectos anorexígenos, del incremento del metabolismo, de la aceleración del ritmo cardíaco, de vasoconstricción, del aumento de la presión arterial, de la relajación muscular, entre otros, pero no se conoce ninguna enfermedad directamente relacionada con la misma.